FICHA DEL DOCUMENTO

Titulo:

Antiguo cementerio de San Martín, San Ildefonso y San Marcos

Fecha:

ca. 1900

Lugar:Madrid

Descripción:

Papel fotográfico blanco y negro.
18 x 24 cm

Comentario:

El cementerio fue construido por Wenceslao Graviña en 1849. Dos años más tarde era uno de los más importantes de Madrid. El cementerio contaba con cuatro patios dedicados a Santo Domingo, San Ildefonso, Nuestra Señora de la Paz y Santísimo Cristo. La entrada era porticada y tenía a ambos lados dos construcciones hexagonales destinadas a vivienda del guarda y capilla.

Aunque oficialmente se clausuró en 1884 se siguieron efectuando enterramientos hasta 1902. Aquí fueron enterrados entre otros el pintor Eduardo Rosales y el escritor Ángel Fernández de los Ríos.

En 1926 se pensó mantenerlo como un suntuoso jardín, conservando el pórtico, la capilla y la casa del guarda y derribando las galerías de nichos. El proyecto incluía la construcción de una gran plaza central, que se denominaría Jardín Elíptico, donde se colocarían estatuas de alcaldes madrileños, así como una serie de patios adornados con fuentes y hornacinas. El proyecto nunca se llevó a cabo. A pesar de llevar años cerrado, los cipreses permanecieron en pie hasta después de la guerra civil y los nichos sirvieron de refugio durante la contienda.

En su solar se construyó el Estadio Vallehermoso.

(Texto extraído de “El Madrid desaparecido” de María Isabel Gea)

Tipo de documento:

Fotografías

Se encuentra en:

Museo de Historia

Palabras Clave:

Cementerios, Cementerio de San Martín


Geoposición:


FICHA DEL DOCUMENTO

Titulo:

Antiguo cementerio de San Martín, San Ildefonso y San Marcos

Fecha:

ca. 1900

Lugar:Madrid

Descripción:

Papel fotográfico blanco y negro.
18 x 24 cm

Comentario:

El cementerio fue construido por Wenceslao Graviña en 1849. Dos años más tarde era uno de los más importantes de Madrid. El cementerio contaba con cuatro patios dedicados a Santo Domingo, San Ildefonso, Nuestra Señora de la Paz y Santísimo Cristo. La entrada era porticada y tenía a ambos lados dos construcciones hexagonales destinadas a vivienda del guarda y capilla.

Aunque oficialmente se clausuró en 1884 se siguieron efectuando enterramientos hasta 1902. Aquí fueron enterrados entre otros el pintor Eduardo Rosales y el escritor Ángel Fernández de los Ríos.

En 1926 se pensó mantenerlo como un suntuoso jardín, conservando el pórtico, la capilla y la casa del guarda y derribando las galerías de nichos. El proyecto incluía la construcción de una gran plaza central, que se denominaría Jardín Elíptico, donde se colocarían estatuas de alcaldes madrileños, así como una serie de patios adornados con fuentes y hornacinas. El proyecto nunca se llevó a cabo. A pesar de llevar años cerrado, los cipreses permanecieron en pie hasta después de la guerra civil y los nichos sirvieron de refugio durante la contienda.

En su solar se construyó el Estadio Vallehermoso.

(Texto extraído de “El Madrid desaparecido” de María Isabel Gea)

Tipo de documento:

Fotografías

Se encuentra en:

Museo de Historia

Palabras Clave:

Cementerios, Cementerio de San Martín

Geoposición: